Tendencias Alcistas en la Bolsa (1932-2020)

Una de las mayores preocupaciones de un inversor es conocer cuándo es el mejor momento para invertir. No obstante, nadie lo sabe, suponen que al final del período alcista es el tiempo apropiado, pero ¿cuándo es ese momento?

Y esta pregunta es recurrente porque la Bolsa de Estados Unidos, en estos instantes, registra una tendencia alcista, y cuando decimos ahora, nos referimos al último trimestre del año 2020, razón por la cual muchos inversores que están invirtiendo, o lo harán, comienzan a inquietarse.

Glosario del contenido del artículo:

Invierte ahora en los mejores mercados emergentes en un broker seguro y regulado 100%

La interpretación más común sobre sobre el inicio de un ciclo alcista, es luego que acaba un período de recesión, pero en estas circunstancias, ya la Bolsa ha dado un paso adelante. Parece un sinsentido, pero lo tiene.

La Bolsa se comporta como un termómetro que registra el comportamiento de los inversores, es decir, si estos tienen expectativas que mejorará la economía, los mercados suben y la tendencia es alcista, mientras más optimistas se muestre el comportamiento de los inversores.

De esta misma manera, puede ocurrir lo contrario, si los inversores presienten que la economía le irá mal, la bolsa baja y lo hará en mucho si el comportamiento es negativo o pesimista.

También puede ocurrir, y con mucha frecuencia, que, no habiendo terminado un período de recesión, pero hay buenas expectativas a futuro sobre la economía, se comience a generar contradicciones propias del sinsentido de la bolsa. Se trata de las incertidumbres hacia dónde va el mercado, a la baja o al alza.

¿Un Mercado Alcista en Recesión?

Parece una contradicción, pero en muchas ocasiones, el inicio de la tendencia alcista en la bolsa, se produce cuando todavía una recesión no ha terminado. Algunos valientes inversores comienzan a atreverse a comprar acciones con descuentos, pensando en la máxima rentabilidad en el futuro “inmediato”.

Suponen que la compra de estas acciones valdrá mucho más cuando comience la tendencia alcista, estando en plena recesión, cuando la economía está muy mal, el PIB puede empeorar y las tasas de desempleo no llegan al tope todavía.

Cuando esta actitud se apodera de varios inversores y se suman otros tantos, generan el punto de inflexión y los mercados dejan de seguir en tendencia hacia la baja y comienza la tendencia alcista, aunque no siempre es así.

Dada la incertidumbre sobre el momento preciso de la inflexión, no todos están en el lugar ideal para aprovechar el potencial de la renta variable.

Este mismo sinsentido ocurre cuando suponen el final de un período alcista en la bolsa que, sin haber entrado en un período de recesión, unos pocos inversores procuran evitar perder su patrimonio, tratando de anticiparse a la caída del valor de sus acciones.

En este trance, cuando todavía el PIB y las tasas de desempleo pueden mejorar, se apodera el pesimismo en más de uno por el tiempo venidero y la economía comienza a decaer, ya no hay a quien comprar, las expectativas negativas se expanden y no hay vuelta atrás. Pero, reconocer este momento en el que hay que vender, es muy difícil también.

Períodos Alcistas en los Mercados

Los episodios descritos anteriormente han signado el comportamiento de la Bolsa de Estados Unidos desde hace mucho tiempo. No nos extraña que cuando alguna crisis económica no ha terminado todavía, ya el mercado va adelante y se da la vuelta, o viceversa.

Pero nos interesa las tendencias alcistas desde 1932 hasta nuestros días, para que veas los ciclos en alza que ha registrado la historia contemporánea.

Para ello, se utilizó los datos aportados por Robert J. Schiller, basados en la rentabilidad mensual del S&P sin tener en cuenta los dividendos.

Después del Crack del 29 (1932-1937)

Para frenar las consecuencias devastadoras de este período, el entonces presidente Franklin D. Rooselvet, implementó una economía intervencionista que dio resultado y, pocos años más tarde, la economía se había volteado a favor, aunque todavía estaba lejos de la prosperidad.

La recuperación económica se reflejó en la bolsa de Estados Unidos desde 1932 a 1937 después del crack. Subió de tal forma, que su renta anualizada alcanzó 33,06%.

Después de la II Guerra Mundial (1949-1956)

Después de esta gran guerra, se dio un tremendo mercado alcista en la bolsa de los Estados Unidos, con una rentabilidad anual de 18,94% durante 1949 a 1956.

La Reserva Federal elevó los tipos de interés para frenar la inflación. Después de esto, la economía se frenó y terminó la tendencia alcista.

El Black Monday (1982-1987)

No todas las tendencias al alza logran acabar con una recesión económica. En 1980, fue tan elevada las acciones en la Bolsa (24,18%), que la Reserva Federal intervino elevando de nuevo los tipos de interés para frenar la inflación, pero no fue esta quien frenó a los optimistas inversores.

La Guerra de Golfo Pérsico y el déficit económico fueron las verdaderas causas de tal freno, al punto de que las acciones cayeron por más de 20%, conociéndose el 19 de octubre como The Black Monday. Esta fue la peor baja en un día.

Tras la Crisis Financiera (2009 – febrero 2020)

Este período es uno de los más largos, a pesar del covid-19, después del reseñado en la década de los 90 del siglo pasado.

Tras superar la crisis financiera de 2008, los inversores comenzaron a sentir optimismo e invertir, aunado a las políticas monetarias implementadas, lograron una renta anualizada de 14,24%.

La Gran Expansión (1990 – marzo 2020)

Entre 1987 y 1990, el mercado registró una pequeña tendencia hacia la baja producto de la Guerra del Golfo, pero los mercados se fueron recuperando y con el período de gobierno de Bill Clinton, se registró un fuerte y sólido crecimiento económico muy determinante en la renta variable.

Al final de la década de los 90, el optimismo fue muy grande, calificado como de “exuberancia irracional” por Alan Greenspan. En estas circunstancias, la Reserva Federal pretendió frenar la inflación, subiendo los tipos de interés, pero fue en vano.

Esto no fue suficiente para frenar la avalancha optimista de los inversores; esto condujo a una burbuja tecnológica que crecía sin parar, hasta que no pudo más y estalló. Pero mientras duró, registró una rentabilidad anualizada de 18,22%.

Invierte ahora en los mejores mercados emergentes en un broker seguro y regulado 100%

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.