¿Qué son los contratos de futuros?

Sí te estás preguntando qué son los contratos de futuros no pierdas más tiempo y continua leyendo este artículo.

Durante las siguientes líneas veremos qué son y cómo funcionan, y trataremos todo lo que esté relacionado con este producto de inversión.

Empezaremos comentando un poco qué es y cómo funcionan los contratos de futuros.

¿Qué es y cómo funciona un contrato de futuros?

Un contrato de futuros es un derivado financiero cuyo valor está basado en el precio de otro activo, que consideramos como activo subyacente. Por lo tanto, el activo del que dependerá el derivado es lo que llamamos como activo subyacente. Hasta ahí bien ¿no?

En el mercado de derivados se ofrecen instrumentos de inversión y cobertura, con los que se pueden obtener beneficios y gestionar los riesgos de la cartera de inversión.

Hay muchos activos subyacentes dentro de la categoría de derivados, donde destacan las materias primas, las acciones de mercado, los índices bursátiles y las divisas.

Cualquiera de estos activos subyacentes se pueden negociar (comprar y vender) a un precio y para un periodo de vencimiento determinado. El éxito dependerá de que se haga la elección adecuada a la hora de ejecutar las órdenes en el mercado.

Cuando compras un futuro el contrato estandarizado te permite la compra del activo subyacente a un precio fijado, que sería el precio del futuro, y para una fecha de vencimiento del contrato en cuestión. Del mismo modo ocurrirá en la venta del futuro.

Sí decides comprar, al momento del vencimiento el precio del futuro tendrá que ser menor al de liquidación si quieres recoger beneficios. Y al contrario sí decides vender, ya que en este caso al expirar la operación el precio tendrá que ser mayor. En caso de que suceda al contrario no obtendrás ganancias sino pérdidas. Así que es importante que elijas bien.

Por tanto, y para que el concepto te quede del todo claro los contratos de futuros (todos), deberán estar formados por estos componentes: el activo subyacente sobre el que está basado el contrato, el periodo de vencimiento del contrato, el tamaño del contrato y la forma en la que se liquida el contrato al momento de expirar.

¿Por qué invertir en contratos de futuros?

Creo que hay dos razones principales por las que la gente decide invertir su dinero en contratos de futuros. Y a continuación te voy a hablar de las mismas. Se trata de las operaciones especulativas y las operaciones de cobertura.

  • Para especular. Si tenemos en cuenta la naturaleza de este producto derivado sin duda podemos intuir que se trata de un instrumento financiero que nos puede ayudar a aumentar los rendimientos de una manera más o menos sencilla. Bastará con hacer especulaciones sobre la evolución del precio de los activos subyacentes y contratar los futuros que correspondan con su determinado periodo de vencimiento.
  • Para conseguir cobertura. En ocasiones hay ciertas inversiones de riesgo que podemos tratar de proteger con otro tipo de operaciones. Y en este caso a través de un contrato de futuros tienes la oportunidad de negociar con el precio de un activo subyacente y estar seguro de que al momento del vencimiento podrás venderlo al precio futuro.

Tipos de futuros

Para los contratos de futuros tienen mucha variedad donde elegir, y entre los futuros más utilizados para comerciar con contratos son los futuros sobre materias primas, sobre índices bursátiles, sobre acciones y los futuros sobre divisas.

Obviamente cada tipo de futuro tendrá unas características determinadas. Entre los más populares tienes los futuros sobre materias primas, donde el petróleo y el oro son los más negociados. Después también tienes contratos de futuros sobre índices bursátiles, donde se incluyen índices de multitud de parqués alrededor del mundo y cómo no, los contratos sobre acciones con la posibilidad de negociar en los mercados nacionales e internacionales.

Y cómo no, los contratos de futuros relacionados con las divisas, que son sin duda unos de los más utilizados por todo tipo de inversores para aumentar su capital.

Ventajas y desventajas de los contratos de futuros

Ahora que conoces qué son y cómo funcionan los contratos de futuros y los tipos que hay, vamos a ver algunas de las ventajas que tienen y por qué no, alguna que otra desventaja.

Cómo ventajas, cualquier transacción de compra o de venta se puede realizar sin necesidad de tener el activo subyacente en propiedad, ya que como decíamos, nos basamos en la evolución de sus precios para obtener las ganancias. Del mismo modo, no importa sí el mercado está al alza o a la baja, pues podremos obtener beneficios en ambos casos.

Debido al apalancamiento que ofrecen estos contratos no hay necesidad de hacer un gran desembolso de capital, sino que con una sola fracción del dinero invertido podremos conseguir que las inversiones en los contratos de futuros sean realmente rentables. Básicamente sólo tendrás que invertir inicialmente la garantía del contrato.

Cómo desventaja, por decir algo, cabe destacar que los activos en los que nos estaremos basando serán altamente volátiles y que del mismo modo al emplear posiciones apalancadas el riesgo también será más elevado.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *